martes, 22 de septiembre de 2009

HISTORIA

Los Prisioneros fue una banda de rock chilena de la década de los 80. Es considerada una de las bandas de rock más importantes en Latinoamerica, cuya principal característica fueron sus letras cargadas de críticas sociales y de corte latinoamericanista.
Durante su primera fase (1982 - 1992) publicaron cuatro discos que se convirtieron en puntos de referencia de la música chilena y latinoamericana de los años 1980. Claudio Narea, guitarrista original, deja el grupo en 1990 justo antes de que lanzaran el exitoso disco Corazones. Jorge González y Miguel Tapia fueron acompañados por Cecilia Aguayo (teclados) y Robert Rodríguez (guitarra) hasta fines de 1991 en que el grupo se separa.
La banda (con su formación original) se volvió a juntar en 2001, dando dos exitosos conciertos en el Estadio Nacional y luego editando un nuevo álbum. Pero tras problemas entre González y Narea, este último dejó la banda en 2003. Los Prisioneros continuaron con una formación diferente, con dos de los integrantes originales y editaron un disco en 2004. Finalmente, dieron su último concierto en el año 2006.
Inicios y primer disco (1979-1985)
La historia de Los Prisioneros comienza en 1979 cuando su líder, compositor y vocalista Jorge González (bajo), Claudio Narea (guitarra eléctrica) y Miguel Tapia (batería), se conocen en el Liceo 6 de San Miguel (actual Liceo Andrés Bello), en Santiago de Chile. En sus inicios se hicieron llamar "Los pollitos dicen" y posteriormente "Los Vinchukas", hasta que en 1983 adoptaron definitivamente el nombre de "Los Prisioneros".
En 1984, bajo el alero del mítico sello Fusión (del productor Carlos Fonseca, quien también apoyó en sus inicios a Aparato Raro y más tarde a La Ley), lanzaron a la venta su primer casete titulado La Voz de los '80, con sólo mil copias. En 1985 el álbum es editado en todo Chile y América Latina bajo el sello EMI.
De este disco debut destacaron las emblemáticas canciones La Voz de los '80, No necesitamos banderas, Sexo y Latinoamérica es un pueblo al sur de EEUU, todas ellas con un fuerte contenido de denuncia y críticas sociales. Asimismo, inolvidables son Paramar, ¿Quién mató a Marilyn? y Mentalidad Televisiva. En este trabajo, todas las canciones fueron compuestas por Jorge González, excepto ¿Quién Mató a Marilyn?, escrita conjuntamente por Jorge González y Miguel Tapia.
La Voz de los '80 es considerado uno de los mejores discos en la historia de Chile. Prueba de ello, la revista musical "Rolling Stone" lo posicionó en el tercer lugar de los cincuenta mejores discos chilenos de todos los tiempos, sólo superado por Alturas de Machu Picchu de Los Jaivas, y Las últimas composiciones de Violeta Parra. Por otra parte, se lo ha valorado como el álbum juvenil más importante de la música chilena, pues los integrantes de la banda no superaban los veinte años de edad, al momento de su grabación.
Consolidación (1986-1989)
En 1986 los "tres de San Miguel" lanzan, bajo el sello EMI, su segundo disco titulado Pateando Piedras, con el cual se consagraron definitivamente dentro de la música popular chilena. De este trabajo, destacan los temas ¿Por qué no se van?, Muevan las Industrias y El Baile de los que sobran, considerado, este último, un clásico del género.
A raíz de la fuerte crítica social de sus canciones, las autoridades del gobierno militar de la época, los consideraron "influencia nociva para la juventud" debiendo sufrir la censura en los medios de comunicación controlados por el Régimen de Augusto Pinochet[cita requerida]. Incluso, en 1987 la realización de uno de sus conciertos fue impedida por las autoridades.
En 1987 editaron, bajo el sello EMI su tercer álbum titulado La Cultura de la Basura. Este trabajo, conservó la línea argumental de sus predecesores en cuanto a lírica; denuncia social y críticas al modelo socioecónomico imperante. De él se desprenden como singles las canciones Que no destrocen tu vida, Maldito Sudaca, Pa pa pa y Lo estamos pasando muy bien, siendo esta última una crítica indirecta al modo de vida de la sociedad norteamericana.
Quiebre, Corazones y receso (1990-2000)
En 1990, Claudio Narea abandona la banda. Los motivos dicen relación con las diferencias de estilo que tendría con Jorge González, ya que éste último y Miguel se inclinaban más por los teclados y sonido electrónico, mientras que Claudio denotaba preferencia por el tradicional sonido rockero y de guitarras eléctricas con el que habían comenzado. Por otra parte se habría presentado una relación amorosa entre Jorge y la esposa de Claudio, lo que habría detonado el conflicto que terminó por provocar su salida definitiva de la banda.
Jorge y Miguel, entonces reclutan a Cecilia Aguayo (ex integrante del grupo Las Cleopatras) y al músico Robert Rodríguez. Paralelamente a esto, editan el disco, considerado por muchos, como uno de los grandes clásicos de la música latinoamericana de la década de los noventa: Corazones, con un estilo más electrónico, techno y dance que sus trabajos anteriores. Editado nuevamente bajo el sello EMI, este álbum se convirtió en el más exitoso de la banda.
Entre 1991 y 2001, los miembros del grupo se dedicaron a sus propios proyectos artísticos.
Jorge González lanza tres discos solistas, Jorge González, El futuro se fue y Mi destino: Confesiones de una estrella de Rock. Tal vez las canciones más recordadas de la época solista fueron "Fe" y "Mi casa en un árbol", dos de los grandes hits de Jorge González. Además lanzó un disco de cumbias bajo el nombre Gonzalo Martínez y sus Congas Pensantes.
Por otra parte, Cecilia Aguayo y Miguel Tapia formaron un grupo techno, "Jardín Secreto", con el cual lanzaron dos discos. Narea formaría Profetas y Frenéticos, además de editar un disco como solista.
En el intertanto, la casa discográfica que los cobijó desde un principio, EMI, editó varios trabajos recopilatorios, Grandes Éxitos en 1991, Ni por la Razón, Ni por la Fuerza en 1996 (que además incluye rarezas y versiones inéditas de canciones) y El Caset Pirata en 2000, con versiones en vivo de sus temas más conocidos. Por otra parte, varios artistas chilenos realizarían un disco Tributo a Los Prisioneros, con covers de los grandes éxitos de la banda.
"Los Dioses" (1998-1999)
Los Dioses fue un proyecto experimental que nació a fines de la década de los '90, para el que se realizaron giras en Perú y Chile.
La banda estaba formada por Jorge Gonzalez, Miguel Tapia y el venezolano Argenis Brito. El grupo rescataba los grandes éxitos de "Los Prisioneros" en versiones experimentales, al tiempo que hacían algunos covers de artistas como Leo Dan, Electrodomésticos y Víctor Jara.
El proyecto no duró mucho tiempo por la mala utilización del nombre por parte de la productora, por los pobres espectáculos y por la adicción a las drogas por parte de González, quien en 2000 viajó a Cuba para rehabilitarse en la misma clínica donde se internó Diego Maradona.
Finalmente la banda terminó sin discos editados.
Reencuentro y salida de Narea (2001-2003)
En 2001 el sello EMI edita el álbum doble Antología, su historia y sus éxitos. A finales de ese mismo año, los integrantes originales de la banda, González, Tapia y Narea, se reúnen nuevamente y realizan dos conciertos en el Estadio Nacional de Santiago, con notable asistencia de público.
En 2002 se registró esta memorable actuación en un álbum en vivo y en formato DVD. En junio de 2003 Los Prisioneros lanzan al mercado un nuevo álbum (el quinto de su carrera) titulado simplemente Los Prisioneros. Aunque éste se alejó mucho del sonido original que hizo famosa a la banda, la crítica social, política y anti-neoliberal no estuvo ausente. Ultraderecha y San Miguel son los temas que se desprendieron como singles.
Algunos meses más tarde, Claudio Narea nuevamente se va de la banda, esta vez en forma definitiva.
Manzana y disolución (2003-2006)
González y Tapia siguen tocando juntos, con músicos invitados como Álvaro Henríquez (Los Tres y ex Los Pettinellis), con el que grabaron el disco de cóvers Los Prisioneros en las Raras Tocatas Nuevas de la Rock & Pop.
Durante el año 2004 se integran a la banda como integrantes fijos Sergio Coty Badilla y Gonzalo Yáñez. Esta nueva formación sacó un disco el año 2004, con el nombre de Manzana. A partir de entonces, la banda decide radicarse en México. Por estos motivos Yáñez deja el grupo.
A finales del año 2004, Jorge González conversa extensamente sobre su historia y obra con el periodista y escritor chileno Emiliano Aguayo, lo que se convierte en el libro "Maldito Sudaca: Conversaciones con Jorge González" (Ril Editores, Chile).
El 18 de febrero de 2005, realizan, luego de haberse presentado exitosamente en Canadá, Estados Unidos, México, Ecuador, Perú, Bolivia, Colombia y Chile, durante los dos años anteriores, su último concierto en Caracas, Venezuela.
La disolución estuvo pactada desde mucho antes, incluso sus fans más cercanos ya estaban avisados, pero no la prensa, por diferencias de ciudades en que vivían cada uno. Mientras Jorge González había fijado residencia en México, Miguel Tapia y Sergio Badilla, seguían en Santiago de Chile.
En enero de 2007, en Chile, se realizó La Cumbre del Rock Chileno, donde desfilaron infinidad de músicos de ayer y hoy, siendo Jorge González la gran atracción, luego de viajar desde México, su actual residencia, especialmente para este evento, después de haber sido pedido por miles de mails por sus incondicionales a la organización del evento.
Claudio Narea, en tanto, siguió desarrollando una carrera musical, con un disco solista después de Los Prisioneros lanzado el año 2006, llamado "El largo camino al éxito".Asimismo editó recientemente un libro contando sus vivencias dentro de la banda: Mi vida como prisionero. Jorge González se encuentra, en estos momentos, promocionando la primera producción de su actual proyecto Los Updates, grupo de tecno-pop, que conforma junto con su actual pareja. Han editado un EP en Chile y México y dos vinilos y otro disco con canciones en ingles en toda Europa, Japón y Estados Unidos donde ha tenido buenas criticas por los medios especializados en música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada